Presentamos tu declaración de la renta por 49,90€

Tu asesor fiscal personal se encarga de todo y tú lo apruebas en un clic. ¡Superfácil!  Saber más

Presentamos tu declaración de la renta por 49,90€

ERTE

  • Léelo en 2 min

Un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) es una medida excepcional y temporal de reducción de plantilla que pueden adoptar las empresas cuando se dan determinadas circunstancias. Puede consistir en:

  • Reducción de jornada: los trabajadores afectados siguen trabajando pero con horario reducido (menos días a la semana o menos horas de la jornada de trabajo diaria). La reducción puede ser de entre el 10 y el 70% de la jornada.
  • Suspensión de los contratos de trabajo: se suspenden los contratos de los trabajadores afectados durante un tiempo determinado. No se trata de un despido, si no que la relación laboral queda pausada hasta que termine el ERTE.

Al ser una medida excepcional, sólo puede aplicarse cuando existan motivos justificados. Es decir, causas económicas, técnicas, organizativas, productivas o de fuerza mayor, como es el caso de la pandemia por Covid-19.

La duración del ERTE coincidirá con la duración de las circunstancias extraordinarias que motivan su aplicación. Es decir, deben finalizar una vez cesan las circunstancias excepcionales que lo originaron. En la página del SEPE se publica la información actualizada sobre la duración de los ERTEs por Covid-19.

Consulta aquí cuanto se cobra en un ERTE y otras preguntas frecuentes sobre ERTEs.

¿Qué diferencia hay entre un ERTE y un ERE?

Tanto el ERE (Expediente de Regulación de Empleo) como el ERTE son medidas excepcionales que pueden adoptar las empresas para reducir la plantilla en determinadas circunstancias.

Ahora bien, el ERTE está pensado para crisis temporales, mientras que el ERE es una medida definitiva, es decir, un despido colectivo. En el ERTE los trabajadores afectados no son despedidos, sino que el contrato queda en suspenso, mientras que el ERE supone el fin de la relación laboral, es decir, el despido. Por ello, en el ERTE no se indemniza a los trabajadores, mientras que en el ERE sí.

Una vez termina el ERTE, la empresa tiene la obligación de reincorporar a los trabajadores afectados en las mismas condiciones en las que estuvieran antes de que empezase.

¿Quieres enterarte de todo?

Déjanos tu contacto y te mandaremos noticias, recordatorios o algún consejo sobre el tema que más te interese. No te asustes, solo lo haremos de vez en cuando.

Category

Deja que te ayudemos con la declaración de la renta

Di adiós al estrés del papeleo y a los errores por culpa de las palabras complicadísimas. Tu gestor personal presenta tus impuestos por ti, 100% por Internet.