Gestoría online para autónomos por 29,90€ al mes

Te ayudamos con el alta, presentamos impuestos y hacemos trámites por ti. Y tú, te despreocupas.  Saber más

Gestoría online para autónomos por 29,90€ al mes

Diferencias entre hacerse autónomo y ser emprendedor

  • Léelo en 4 min
  • 18/10/2021

Hacerse autónomo y ser emprendedor están estrechamente relacionados, pero no son exactamente lo mismo. Hay algunas diferencias clave entre ambos, ¡vamos a verlas!

¿Qué es un autónomo y qué es un emprendedor?

Un autónomo es un trabajador por cuenta propia, es decir, alguien que trabaja para obtener un beneficio directo en lugar de trabajar para alguien (una empresa o un autónomo) que le paga un sueldo cada mes.
Un emprendedor es alguien que emprende, o sea, alguien que comienza un cometido. En el caso del trabajo podemos referirnos a distintas cosas: cuando alguien decide hacerse autónomo, realmente está siendo emprendedor porque está comenzando un proyecto laboral propio. No obstante, ser emprendedor no siempre implica hacerse autónomo, porque se puede emprender un proyecto de trabajo en forma de empresa (sociedad anónima, sociedad limitada, sociedad colectiva o sociedad comanditaria), de fundación, de ONG o hasta de manera informal sin registrarse como entidad (por ejemplo, formando una asociación de vecinos del barrio).

La finalidad de hacerse autónomo y la finalidad de ser emprendedor

Hacerse autónomo no implica tener que dedicarse a algún sector profesional concreto -se puede trabajar como autónomo en cualquier profesión-. No obstante, es cierto que hacerse autónomo siempre tiene una finalidad lucrativa personal, sea o no sea la actividad como autónomo la ocupación principal. Si alguien trabaja en una oficina a tiempo completo y en su tiempo libre vende productos por Internet, tiene que hacerse autónomo aunque con la venta online solo se saque un dinero extra.

En cambio, un emprendedor puede comenzar un proyecto sin una finalidad lucrativa personal o de un grupo. Se puede emprender un proyecto cultural o para generar un cambio social en el que el beneficio va más allá del dinero que se genera y es a largo plazo; este sería el caso de las fundaciones o las ONGs. Sin embargo, es más común hablar de emprendedores como personas o grupos de personas que comienzan un proyecto empresarial -y a menudo innovador-.

Las implicaciones legales

A su vez, los trámites para hacerse autónomo así como las implicaciones legales para poder trabajar por cuenta propia serán diferentes de las de alguien que emprenda un proyecto en forma de empresa, fundación o cualquier otro tipo de forma jurídica.

Aunque existan diferentes tipos o regímenes de trabajadores por cuenta propia, los requisitos para los autónomos a nivel de impuestos suelen ser bastante parecidos. Igualmente, es bastante común que autónomos y emprendedores -en cualquier forma jurídica- cuenten con algún tipo de asesoría fiscal para hacer frente a varias gestiones. En ambos casos, hacer el trámite de alta o de constitución legal así como presentar las declaraciones de impuestos suele ser farragoso y la ayuda de un asesor fiscal para autónomos o para empresas, fundaciones, etc. puede ser muy útil.

La continuidad como autónomo y como emprendedor

Finalmente, la última gran diferencia entre hacerse autónomo y ser emprendedor es la duración del cometido y su continuidad si el principal interesado decide no implicarse más en el proyecto.

En el caso de los autónomos, es casi un requisito estar implicado en lo que se hace. Aunque se puedan tener trabajadores a cargo siendo autónomo, ya hemos dicho que la finalidad principal es el beneficio propio, por lo que lo más común es mantenerse vinculado al proyecto. Una vez la persona que ha emprendido el proyecto como autónomo se da de baja, lo más frecuente es que el proyecto termine.

Por otro lado, los emprendedores pueden dar comienzo a un proyecto empresarial, social o cultural y, una vez consolidado, dejar que siga funcionando con los roles y mecanismos establecidos.

Si eres una persona emprendedora y quieres empezar a trabajar por tu cuenta en tu propio proyecto, tener la ayuda y acompañamiento de una de las mejores gestorías online para autónomos puede ser clave. En primer lugar porque, al ser online, podrás hacer los trámites de autónomo desde donde quieras y cuando quieras y, en segundo lugar, porque con una asesoría especializada en autónomos que pone a tu disposición a un asesor fiscal personal podrás ahorrar tiempo y preocupaciones con el papeleo.
Desde TaxScouts, te ofrecemos todo lo que necesitas para hacerte autónomo y poder trabajar legalmente por tan solo 29,90€ al mes.

Todo lo que necesitas a un precio fijo

¡Autónomo! Nos encargamos de todo para que tú no te preocupes por nada. Además, tu asesor personal resolverá todas tus dudas en menos de 24 horas.