Gestoría online para autónomos por 29,90€ al mes

Te ayudamos con el alta, presentamos impuestos y hacemos trámites por ti. Y tú, te despreocupas.  Saber más

Gestoría online para autónomos por 29,90€ al mes

Impuesto de plusvalía municipal

  • Léelo en 3 min

El Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), o lo que todo el mundo conoce como impuesto de plusvalía, impuesto de plusvalía municipal, arbitrio de plusvalía o, simplemente, plusvalía es un impuesto directo (que los ciudadanos pagan directamente) a los ayuntamientos y que tiene que ver con la propiedad, en concreto con los terrenos urbanos.

Los terrenos urbanos son aquellos que:

  • Son edificables o ya están edificados
  • Se encuentran dentro de una población
  • Cuentan con acceso al abastecimiento y a la salida de aguas
  • Cuentan con acceso a la red eléctrica
  • Tienen fácil acceso a una calle provista para el uso normal de personas y vehículos

Como indica su nombre oficial (IIVTNU) así como su nombre más popular, el impuesto de plusvalía se paga cuando un terreno urbano sube (plus) de valor (valía). Este impuesto solo se aplica sobre el valor del suelo en sí y no sobre el valor de las edificaciones que pueda haber sobre el terreno en cuestión.
¿Y quién tiene que pagar la plusvalía? Pues la persona o empresa que vende, hereda o recibe en donación una vivienda o un terreno urbano. Básicamente, como el valor de las propiedades tiende a subir con el tiempo, los ayuntamientos se aseguran de que se les pague una parte proporcional a esta subida. El pago de la plusvalía municipal no se puede aplazar y tiene lugar cuando se tramita la compraventa, herencia o donación de la propiedad.

Calcular la plusvalía a pagar no es difícil, pero cada ayuntamiento decide el porcentaje de impuesto que aplicar y si este es fijo o incremental (según los años que hayan pasado desde que se compró o se obtuvo el terreno), aunque los porcentajes máximos vienen marcados por ley.

Pongamos un rápido ejemplo de la plusvalía:

Pepita compró una casa en 2015 por 100.000€ y la vende en 2021 por 150.000€.
Su ganancia es de 50.000€ (si no hubiera ganancia el ejemplo terminaría aquí porque el impuesto de plusvalía solo se paga si hay ganancia).
Pero en el catastro (registro de bienes inmuebles), se indica que el valor del terreno en sí es solo el 20% del valor total de la casa. Entonces, la cantidad de dinero sobre la que Pepita pagará el impuesto de plusvalía es un 20% de 50.000€ (o sea, sobre 20.000€).
Cuando Pepita tiene esta cifra, junto con el cuadro de porcentajes que su ayuntamiento cobre, se calcula el impuesto de plusvalía. Si su ayuntamiento cobra un porcentaje del 17%, Pepita tendrá que pagar una plusvalía de 3.400€.

Otro ejemplo de cómo calcular la plusvalía:

Simplemente, se averigua en el catastro el valor del terreno en el momento de la venta y se multiplica esa cifra por el porcentaje que viene marcado por el ayuntamiento. Como ya hemos comentado, ese porcentaje no podrá ser nunca superior al establecido por el Gobierno.

Si necesitas ayuda para hacer la declaración de la renta porque has vendido una propiedad, cuenta con nosotros. Te ayudaremos a deducir el impuesto de plusvalía y a obtener otras bonificaciones a las que tengas derecho, todo por un precio fijo.

Todo lo que necesitas a un precio fijo

¡Autónomo! Nos encargamos de todo para que tú no te preocupes por nada. Además, tu asesor personal resolverá todas tus dudas en menos de 24 horas.