Gestoría online para autónomos por 29,90€ al mes

Te ayudamos con el alta, presentamos impuestos y hacemos trámites por ti. Y tú, te despreocupas.  Saber más

Gestoría online para autónomos por 29,90€ al mes

IAE y CNAE de autónomos: Lo que tienes que saber

  • Léelo en 5 min
  • 24/11/2021
Diferencias entre IAE y CNAE de autónomos

Hacerse autónomo implica tener que aprender algunas cosas sobre cómo funcionan la Agencia Tributaria y la Seguridad Social. Al darte de alta de autónomo en ambas (porque así tienes que hacerlo, como te contamos en esta guía sobre cómo darte de alta), tienes que identificar los IAE y CNAE relacionados con tu trabajo por cuenta propia. Pero vamos por partes.

¿Qué son los códigos IAE y CNAE?

Los códigos del IAE y CNAE sirven para describir actividades económicas, por eso el acrónimo acaba en AE. El primero (el IAE) es el Impuesto sobre Actividades Económicas o, dicho de otro modo, el impuesto que tienen que pagar los negocios. Un equivalente al IRPF (que quizá te suene más) pero para empresas, vaya. Y, luego, está el código para la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (el CNAE).

Si te da pereza enterarte de todos estos trámites de autónomo para darte de alta, nos encantará ayudarte. Regístrate hoy en TaxScouts y un gestor personal especializado en autónomos se encargará de todo por ti. No importa si estás en Madrid, en Barcelona o en Cuenca, todas las gestiones son 100% online.

Diferencias entre IAE y CNAE

La primera diferencia se puede deducir por el nombre: el IAE es un impuesto y el CNAE es una clasificación ¡obvio! Así pues, el IAE marcará la cantidad de dinero que las empresas tienen que pagar por su actividad. El CNAE, en cambio, no tiene nada que ver con los impuestos de autónomos ni de empresas y es, simplemente, un código que sirve al Estado para saber en qué trabajan sus ciudadanos y a qué se dedican las empresas del país.

Otra diferencia es que, al darte de alta de autónomo, el IAE se indica en la Agencia Tributaria y el CNAE se indica en la Seguridad Social. El CNAE es un sistema de clasificación que identifica la actividad económica (en este caso, el trabajo de un autónomo) con un número de cuatro cifras. Los dígitos de izquierda a derecha indican la división, la sección y, por último, la clase. Este número pertenece a un sector de actividad indicado con una letra que se puede escribir delante (¡pero lo importante es el número!). Por si la necesitas, hemos creado una guía sobre cómo obtener el código CNAE

El epígrafe del IAE se divide en secciones, luego divisiones y grupos. En este caso, lo importante es saber la sección: actividades económica (sección 1), actividades profesionales (sección 2) o actividades artísticas (sección 3). Dentro de estas secciones, las actividades están desglosadas, pero puedes buscar el grupo o epígrafe de IAE concreto directamente.

Finalmente, el IAE es un impuesto que recaudan los ayuntamientos y del que la Agencia Tributaria tiene constancia. El CNAE, al no ser un impuesto, solo tiene que ver con el INE (Instituto Nacional de Estadística) y la Seguridad Social.

¿Cómo afectan a los autónomos?

En primer lugar y como ya hemos repetido (así seguro que no se te olvida), el IAE es un impuesto. Al darte de alta como autónomo en la Agencia Tributaria indicarás cuál es tu actividad como autónomo seleccionando un código o epígrafe IAE. En las presentaciones de impuestos, Hacienda tendrá en cuenta tu epígrafe para revisar que lo que declaras esté en orden. Básicamente, porque se pagan diferentes retenciones de IRPF y diferentes tipos de IVA según el epígrafe de IAE. Es superimportante que te incluyas en el grupo de IAE correcto para no tener problemas con tus impuestos de autónomo si cometes un error (véase: multas y sanciones de Hacienda).
No obstante, cada caso es único y dentro de un mismo epígrafe de IAE se pueden acoger diferentes actividades y perfiles de autónomo. Pero, vaya, la norma general es esta: encuentra el epígrafe que mejor describe lo que haces.

La norma general es esta: encuentra el epígrafe que mejor describe lo que haces.

Lo mismo ocurre con el CNAE. Es importante que elijas el que más se ajusta a tu actividad -y a tu actividad principal si tienes más de una-. No obstante, en este caso, elegir un código CNAE erróneo nunca comportará ningún problema fiscal.

Es cierto que puede haber trabajos de autónomos muy específicos que quizá no se encuentren exactamente descritos en la lista completa de actividades del IAE y CNAE. Es el caso de muchos creadores de contenido, por ejemplo los YouTubers. Si esto ocurre, para el IAE, puedes acogerte a un epígrafe más general (una de las divisiones) que más o menos tenga que ver con tu trabajo.

¡Atención a esto! Si como autónomo haces trabajos distintos, debes seleccionar el epígrafe o código de IAE que describa tu actividad principal. O sea, si un autónomo es traductor la mayor parte del tiempo pero también da clases en sus ratos libres o escribe para una agencia de publicidad ocasionalmente, el código IAE que tiene que seleccionar es el asociado a las tareas de traducción.

Por último, ¡no te asustes! Aunque el IAE es un impuesto, los autónomos no lo tienen que pagar. Como autónomo, solamente tienes que marcar tu epígrafe de IAE para que la Agencia Tributaria tenga constancia. Este impuesto lo pagan las sociedades y no residentes que por su actividad económica facturan más de 1,000,000€. Las personas físicas, o sea, los autónomos están exentos siempre.

Para asegurarte de que no cometes ningún error al seleccionar el epígrafe o código IAE y CNAE cuando te des de alta, puedes contar con la ayuda de una asesoría para autónomos. Desde TaxScouts, ponemos a tu disposición un gestor personal experto en todos los temas de autónomos y en los requisitos de Hacienda y la Seguridad Social para que puedas trabajar por tu cuenta.

Todo lo que necesitas a un precio fijo

¡Autónomo! Nos encargamos de todo para que tú no te preocupes por nada. Además, tu asesor personal resolverá todas tus dudas en menos de 24 horas.