Gestoría online por 29,90€ al mes

Un asesor fiscal personal tramita tu alta, presenta tus impuestos y responde todas tus dudas.

Gestoría online por 29,90€ al mes

Guía básica sobre impuestos de autónomos

Guía actualizada el 08/10/2021

Los impuestos de autónomos son aquellas cantidades de dinero que los autónomos pagan periódicamente al estado por el trabajo que realizan y que sirven para financiar el desarrollo del país. Aunque todo trabajador pague impuestos, es cierto que a los autónomos no se les descuentan directamente del sueldo y, por lo tanto, las cantidades a pagar se hacen más evidentes.
Todo aquél que quiera hacerse autónomo y trabajar por cuenta propia legalmente tendrá que pagar los impuestos de autónomos de forma regular. Simple y claro, hay tres tipos de impuestos de autónomos:

El IVA de autónomos

En España, todos los productos y servicios que se venden tienen un valor al que se les añade el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido o Impuesto sobre el Valor Agregado), como su nombre bien indica. Los autónomos realizan trabajos por cuenta propia y eso significa que, en cierto modo, venden un producto o un servicio. Por este motivo, los autónomos cobran por sus productos y servicios el precio que quieren y le suman el porcentaje de IVA que corresponda según el tipo de producto.
A la vez, cuando un autónomo compra algo que le permite desarrollar su trabajo, podrá restar el IVA pagado en esa compra del IVA que tenga que pagar al Estado y que ha cobrado añadido al precio de sus servicios.

Por ejemplo, si un autónomo quiere cobrar 5.000€ por un servicio con un tipo de IVA del 21%, el IVA será de 1.050€, por lo que el importe total de la factura que emitirá será de 6.050€.
Si este autónomo compra un ordenador que cuesta 3.000€ (IVA incluido) para hacer su trabajo, podrá descontarse los 520,66€ del IVA que ha pagado por ese ordenador.
Entonces, al hacer la declaración trimestral de impuestos de autónomos, este autónomo tendrá que pagar al Estado 529,34€. Esta es la diferencia entre lo que ha recaudado de IVA (21% de 5.000€ que son 1.050€) y lo que se ha pagado (21% incluido en 3.000€, que son 520,66€).

El IVA de autónomos se paga una vez cada tres meses al Estado en lo que se conoce como la declaración trimestral de impuestos. La autoliquidación se hace a través del Modelo 303 de autónomos que se presenta a Hacienda y se puede pagar con tarjeta o en el banco, como se pagaría cualquier otro impuesto. Los autónomos incluyen el IVA en sus facturas (que sus clientes pagan) y después lo ingresan a Hacienda, por lo que en realidad, recaudan el IVA de parte del Estado.

El IRPF de autónomos

El IRPF (Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas) es un impuesto proporcional a los ingresos de cada persona, o sea, que cuanto más dinero gane una persona, más tendrá que pagar. Los trabajadores por cuenta ajena pagan este impuesto mayormente a través de su sueldo fijo (una parte de su sueldo bruto equivale al IRPF y ya nunca les llega a la cuenta cuando cobran porque la empresa para la que trabajan es la encargada de pagárselo a Hacienda).
Los autónomos, en cambio, pueden tener ingresos variables y no cobrar lo mismo cada mes. Por eso, suelen pagar entre el 7% y el 20% de IRPF sobre sus ganancias. Al final del año se calcula el IRPF que tendrían que haber pagado por sus ganancias reales y se devuelve o se ingresa lo que toque durante la declaración de la renta . ¡Atención! Este 20% de IRPF se calcula sobre lo que sería el sueldo neto del autónomo, es decir, después de restar todos los gastos deducibles a los ingresos que se han obtenido.Al igual que el IVA, el IRPF de autónomos se paga una vez cada tres meses en lo que se conoce como la declaración trimestral de impuestos y la autoliquidación se hace a través del Modelo 130 de autónomos.

Por ejemplo, si en tres meses un autónomo ha facturado 10.000€ y a eso le restamos 2.000€ en gastos deducibles, el IRPF que le toca pagar ese trimestre es el 20% de 8.000€, que son 1.600€.

Si tenemos en cuenta que estos son los impuestos de autónomos correspondientes a tres meses, el IRPF de autónomos sería de 533,33€ al mes.

Ahora bien, tanto es un requisito para los autónomos como para los trabajadores por cuenta ajena hacer la declaración de la renta una vez al año, entre abril y junio. Entonces es cuando se ajustan las cuentas y las cantidades de impuestos de autónomos que se han pagado como IRPF.
Si un autónomo ha facturado poco durante el año (y por lo tanto ha tenido menos ingresos netos), pero ha pagado el 20% de IRPF de autónomos obligatorio, el resultado de su declaración de la renta será a devolver (el Estado le pagará dinero). Y si un autónomo ha facturado un montón ese año y ha pagado el 20% de IRPF que le toca como impuesto de autónomo, la renta le saldrá a pagar (también se llama renta positiva o a ingresar) porque se entiende que ha tenido unos ingresos netos más altos.

El impuesto de sociedades

Si el autónomo decide operar como empresa -como Sociedad Limitada unipersonal-, entonces dejará de pagar los impuestos de autónomos y pasará a pagar el impuesto de sociedades. Este es un impuesto que no es progresivo, o sea que la cantidad a pagar no depende de las ganancias (como el IRPF) sino que es un impuesto fijo, que en empresas muy pequeñas es del 25% de los beneficios. (¡Acuérdate! Los beneficios son los ingresos menos los gastos.)
No obstante, en los dos primeros años se paga un 15% (si no se ha operado como autónomo antes) y el porcentaje fijo más alto a pagar puede ser del 30%.
Igualmente, los trámites y los requisitos para establecerse como sociedad limitada unipersonal son mucho más complejos y costosos, por este motivo la mayoría de los que se plantean hacerse autónomos descartan esta opción al empezar. 

Existen otros requisitos para los autónomos como pagar la cuota de autónomos. Aunque la cuota de autónomos no sea un impuesto en sí, es un pago que se tiene que hacer mensualmente a la Seguridad Social y que se tiene que tener en cuenta (además de los impuestos de autónomos) para calcular el sueldo neto de cualquier autónomo.

La fiscalidad de los autónomos puede ser compleja. Todos los impuestos, pagos y cobros deben declararse a través de modelos anuales y trimestrales de autónomos. Si necesitas ayuda con ello, cuenta con nosotros.

Gestoría online para autónomos por solo 29,90€ al mes

Nos encargamos de todo: un asesor fiscal tramita tu alta de autónomo, presenta tus impuestos y resuelve todas tus dudas. ¡Así de fácil!